Mimando nuestras vides y podándolas con cariño para que crezcan sanas y fuertes y nos ofrezcan sus mejores frutos.

Cuando llegan los primeros fríos y los viñedos están en reposo la Familia Rezabal se pone manos a la obra para reducir la parte vegetativa de la vid a fin de limitar su crecimiento natural y de mejorar su rendimiento y la calidad de las uvas.

0
Abrir chat